Testimonios

Testimonio de una participante de mis sesiones individuales de arteterapia

Acrílico y tinta china en sesion de arteterapia

Cuando salí de la sesión estuve pensando en la aparente y sorprendente inversión que se había producido a la hora de plasmar dos estados en un papel, uno donde tenía que dibujar “mi plenitud” y otro donde tenía que dibujar “mis dificultades “. Me pareció muy curioso que el reflejo o lo que desprendían para mí las pinturas en un primer momento no tengan ningún sentido. Una fuerza descontrolada por un lado y una armonía fantasiosa por la otra. ¡En el lugar que no tocaba!

Las emociones que me transmitía el dibujo de la “mi plenitud” no tenían que ver con la calma, la tranquilidad o la serenidad sino con la fuerza y el descontrol.

Y entonces se abrió una ventanilla porque me di cuenta que en realidad, en mis entrañas, en mi mundo interior, la creatividad, la expresividad, la pasión, la vitalidad son “incorrectas” o “inadecuadas”. Curiosamente, eso es lo que admiro de los demás. En cambio yo las reprimo, incluso la anulo. Sólo consigo sacarlas en lugares o situaciones en los que se busque precisamente eso: teatro, cerámica, baile … pero siempre con mucho cuidado, ¡por si las moscas! a ver si nos descontrolamos demasiado y luego …. Que pasaría si la sueltas? ¿y si me pierdo? Es como la rabia. Y si me desborda?

Quizás los dibujos no están tan invertidos. Mi subconsciente dándome información! Qué chulo!

El caso es que se ha producido una relación / reacción curiosa en mi día a día:

Cuando volvía a casa, después de la sesión, se produjo una asociación entre mi dibujo Acuarela y tinta china arteterapia“de plenitud” y su llegada y curiosamente ese terror paralizante se convirtió en curiosidad y cosquillas en la barriga … Es como el fuego que arde, pero también calienta y purifica!

Se que tengo mucho trabajo por delante, y en el tema laboral … ufff … es todo un mundo. Pero seguro que también hay claves ocultas y desordenadas.
Ya tengo ganas de ver que descubriré en la próxima sesión!
Muchas gracias!

¡Cada día estoy más viva!.

Carla